Los encantos más evidentes de Cuenca ya se habrán manifestado apenas ingrese en nuestro hotel. Por un lado, nuestra inconfundible fachada principal está en pleno Centro Histórico, Patrimonio Cultural de la Humanidad. Sus calles adoquinadas, balcones coloniales y plazas vibrantes son sede de viajeros de todo el planeta y también de nuestros conciudadanos cuencanos, cuya hospitalidad nos enorgullece.

No tiene más que dar unos pocos pasos fuera de nuestro Hotel y ya se encontrará con la concurrencia de la Calle Larga, que fue parte del Camino del Inca y que desemboca en las Ruinas de Pumapungo. En aquel entonces, Pumapungo era la segunda ciudad del Imperio y la cuna de Huayna Cápac, uno de sus principales emperadores. Hoy, da cabida al Museo del Banco Central, uno de los más emblemáticos del país, y a un maravilloso albergue de aves.

calle larga (typical street)

Si en cambio opta por transitar unas cuantas cuadras en dirección transversal, se encontrará en el Parque Calderón. Junto a él se construyeron dos magníficas catedrales. La Catedral Nueva, la edificación insignia de Cuenca, es uno de los templos más grandiosos de América Latina: una estructura colosal de rasgos románicos, góticos y renacentistas; cuyo mármol fue traído desde Italia y que desde hace doscientos años sigue en construcción.

hvictoria-cuenca-09

Pero constatará que no se trata de nuestra único templo: en Cuenca hay 23 iglesias más, y cada cual trae consigo su peculiaridad. Pase por El Carmen y asómbrese con nuestro Mercado de Flores; tómese una cerveza artesanal junto a San Sebastián o contemple los detalles del altar de El Sagrario. Mosaicos artesanales, óleos intimistas, ofrendas en pan de oro: un recorrido breve trae consigo decenas de imágenes religiosas que no olvidará. En tanto, en nuestro Centro Histórico confluyen decenas de culturas distintas, y mientras transite por nuestras calles de arquitectura francesa, española y republicana, también será constantemente maravillado por las sensaciones del trayecto: gastronomía del mundo entero, artesanías meticulosas, vestimentas y textiles de legado centenario.

hvictoria-cuenca-01
Ecuador-William 2011 302

Salga por la puerta de abajo y la visión será completamente distinta. Esta vez, el protagonista es el Río Tomebamba, con sus oscilaciones hipnóticas y su cauce perpetuo. Recorra el verdor de sus orillas, guarecido por sauces y laureles y con las aguas a centímetros. Comprobará por qué esta ciudad de ladrillos de colores ha inspirado a artistas ilustres desde su fundación.

hvictoria-cuenca-06

¿Le apetece contemplar sus obras? Puede empezar por el CIDAP, junto a nuestro jardín, que alberga una muy considerable colección de arte popular latinoamericano. O ir al Museo de Arte Moderno, que es sede de una de las Bienales más importantes del mundo del arte contemporáneo. En las Conceptas encontrará arte religioso colonial, y en el Museo de Culturas Aborígenes, objetos de muchos miles de años atrás. En el Museo del Sombrero descubrirá del proceso de una de nuestras prendas más emblemáticas; en el Remigio Crespo, los vislumbrará los albores de la cultura cañari y el registro del quehacer colonial. A unos pocos kilómetros, el zoológico Amaru da cabida a leones, tortugas y guacamayos.

hvictoria-cidap

Y eso no es todo: a Cuenca la denominaron “Atenas del Ecuador” por algo. Todas las noches se encontrará con algún evento: una función teatral, un concierto sinfónico, la apertura de una nueva muestra pictórica. Tras la fachada de ciudad tranquila se esconde una red muy activa de quehacer cultural. Usted está más que invitado a sumarse a sus actividades.

Cuenca también se beneficia de la gloriosa geografía ecuatoriana: vaya donde vaya, tendrá a los Andes acobijando sus pasos. Y si se decide por una excursión más prolongada, le invitamos a que descubra el Parque Nacional El Cajas, que cuenta con casi 200 lagos y lagunas, bosques de árboles de papel y estaciones de pesca deportiva. Las vistas desde el páramo son siempre imponentes, pero también ofrecen el paraje ideal para bajar revoluciones y reconectarse con la naturaleza.

hvictoria-cuenca-08

Es obligada la visita al Complejo Arqueológico Ingapirca, el asentamiento inca más importante del Ecuador y un hito histórico del país. Nosotros operamos la Posada Ingapirca, ubicada a pocos metros, por lo que puede estar seguro que su estadía allí cumplirá con nuestros mismos estándares de comodidad, gastronomía y servicio.

Esto no es más que un resumen: Cuenca prefiere revelar sus encantos con espontaneidad. Sea mediante pan blanco recién salido del horno de leña, un vaso de aguardiente en una noche acalorada o una conversación inolvidable junto al rumor de las aguas, seguramente a usted le quedará la misma impresión que a todos esos viajeros a lo largo de los siglos: esta ciudad es un poema. Hospédese en el Hotel Victoria y asegúrase una estadía inolvidable.

hvictoria-cuenca-07